Acto de Apertura del 6to Foro de Alcaldes sobre movilidad humana, migración y desarrollo

Discurso de Pablo Jurado, presidente del CONGOPE, vicepresidente de ciudades y gobiernos locales unidos (CGLU) y prefecto de Imbabura, durante el Acto de Apertura del 6to Foro de Alcaldes sobre movilidad humana, migración y desarrollo.

La migración es un fenómeno natural que ha estado presente de manera clave desde las primeras civilizaciones y sin el que la expansión urbana y el desarrollo tal y como lo conocemos no habrían existido. Las ciudades, donde la movilidad humana ha convergido durante siglos, han sido moldeadas cultural, social y políticamente por las migraciones.

Hace poco más de un año, en Marrakech, las autoridades locales demostraron su valiosa contribución a la gobernanza global de las migraciones. La Declaración de Marrakech y el decidido apoyo de los gobiernos locales a los Pactos Mundiales sirvieron para convencer a Estados y socios internacionales de que las autoridades locales eran un valioso actor en la implementación de políticas justas e inclusivas.

Sin embargo, queda mucho por hacer hasta que los gobiernos locales puedan formar parte de la mesa global donde se deciden las políticas en la misma medida en la que se responsabilizan del bienestar, de la acogida, de la cohesión social y de la participación de todos los ciudadanos independientemente de sus estatus legales y más allá de sus competencias y recursos.

La migración no es un proceso que empieza y termina exclusivamente en las fronteras nacionales. La migración puede suceder dentro de las fronteras de un país y entraña además una multitud de procesos en los que toda la sociedad ha de implicarse para que sea exitosa.

Como nivel de gobierno más próximo a la ciudadanía, independientemente de su condición o estatus legal, los gobiernos locales tenemos la experiencia y la legitimidad necesaria para sentarnos en la mesa de la gobernanza global y para reivindicarnos como parte de la solución.

Solo si la migración se entiende desde una perspectiva securitaria y fronteriza se puede justificar que los gobiernos locales no formen parte del diálogo. Si se considera desde el punto de vista de los derechos globalmente compartidos (a la ciudad, a la infancia, a una vivienda digna, a la educación, etc.), entonces los gobiernos locales solo pueden ser vistos como un pilar esencial en cada una de las fases del proceso migratorio.

El derecho a la ciudad depende de nuestra capacidad de garantizar servicios de calidad, proteger derechos inalienables físicos como la vivienda o vitales como la infancia.
Los gobiernos locales y regionales tienen un papel fundamental en la construcción de sociedades inclusivas y pluralistas, no sólo catalizando el diálogo, sino también garantizando el acceso a los servicios básicos y fomentando políticas que permitan que los recién llegados se sientan bienvenidos.

Y para hacerlo posible, debemos contribuir a cambiar el relato allí donde la frustración genera conflicto y desencuentro.

La aplicación del Derecho a la Ciudad para todas las personas desempeña un papel fundamental al no dejar atrás a nadie ni a ningún lugar y es el único antídoto contra el aumento del discurso discriminatorio y xenófobo.

A pesar de los limitados marcos regulatorios y mandatos, los gobiernos locales se han convertido en actores clave en la gobernanza de la migración, influyendo en las tendencias globales.

Confirmamos nuestro compromiso con la Declaración de Alcaldes de Marrakech de 2018, en la que manifestamos nuestra voluntad de que los gobiernos locales trabajen por «ciudades inclusivas, seguras, resistentes y sostenibles» con el compromiso de «no dejar a nadie atrás».

CGLU, de la mano de sus organizaciones hermanas y de otros actores cuyo interés y relevancia en la buena gobernanza de las migraciones y el desarrollo, ha puesto la migración en lo alto de su agenda, pero no como problema a combatir, sino como hecho natural y derecho que ha de protegerse.

Como miembro del Mecanismo de Alcaldes, CGLU pide que se den pasos concretos hacia el reconocimiento del papel de los gobiernos locales y regionales en los foros mundiales sobre la gobernanza de la migración como el FMMD y que se reconozca que los horizontes dibujados por los pactos mundiales solo se cumplirán si las ciudades y territorios son incluidos, escuchados y tenidos en cuenta.

Reconocemos la oportunidad única del Mecanismo de Alcaldes y su integración en el Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo antes del Foro Mundial para la Revisión de la Migración Internacional, que evaluará por primera vez la aplicación del Pacto Mundial en 2022.

En Durban, el lanzamiento de la Llamada a la Acción del Mecanismo de Alcaldes del GFMD marcó el inicio de un esfuerzo colectivo para dar visibilidad a las acciones locales con un impacto global. La fuerza y los valores del municipalismo son la base más sólida sobre la que asentar políticas públicas migratorias y de desarrollo justas, inclusivas y equitativas, para construir un mundo más justo a través de la democracia local.

La Llamada a la Acción Local del Mecanismo de Alcaldes es un instrumento clave para demostrar que todos los niveles de gobierno son necesarios para que la década de la implementación sea una historia de éxitos compartidos.

Foros inclusivos como el FMMD nos permiten avanzar en el necesario ejercicio de sincronización entre actores y niveles de gobierno.